El Espanto de Macanillo – Leyendas Tachirenses

07/03/2024

El Espato de Macanillo

Según una leyenda tachirense, hace mucho tiempo, un joven taxista llamado Arturo, conocido como "Tuto", se encontró con una misteriosa joven y su abuelo en San Cristóbal. La noche se tornó sombría cuando llevó a la joven a Macanillo. Tras un encuentro inesperado en el camino de regreso, Tuto experimentó un suceso aterrador que lo llevó a cambiar su vida para siempre. Esta historia, llena de misterio y tragedia, deja entrever las consecuencias de los actos y la influencia de lo sobrenatural en la vida cotidiana. A continuación, la leyenda del espanto de Macanillo.

El Espanto de Macanillo

Según cuenta la leyenda, hace mucho tiempo, manejaba por las calles de San Cristóbal un joven taxista llamado Arturo, pero sus amigos lo conocían como "Tuto". Era alrededor de las seis de la tarde cuando, de repente, se topó con una encantadora joven que hacía señas junto a su abuelo en la intersección entre la avenida Rotaria y la avenida 19 de Abril. Tuto les preguntó hacia dónde se dirigían y ellos respondieron que iban a Macanillo. A pesar de su inicial duda, el encanto de la joven y la precaria situación laboral de ese día finalmente lo persuadieron.

El camino se puso oscuro y la noche empezó a caer una vez que llegaron a Macanillo. El abuelo se quedó, Tuto le cobró y el señor le pagó el doble de lo que le había cobrado. Le pidió el favor de llevar a la joven a la población de Mesa de Tigre. Tuto, al ver que era una oportunidad de resolver el día, aceptó llevar a la muchacha sin saber cuánto tiempo tomaría. La noche se volvió fría y por el camino había muchos lugares donde comprar el popular "calentao" para combatir el frío. Tuto le ofreció un vaso de licor a la muchacha y ella aceptó. Pararon en una tienda en la carretera y empezaron a beber. Tuto tenía una familia, pero en ese momento no le importó. Más adelante en el carro, Tuto y la joven tuvieron relaciones sexuales. La muchacha llegó a su casa e invitó a Tuto a quedarse, pero él rechazó la oferta y se devolvió, ya era de madrugada.

La Leyenda del Espanto de Macanillo
La Leyenda del Espanto de Macanillo

Mientras iba de regreso a San Cristóbal por la carretera, cerca de la casa donde dejó al abuelo en la comunidad de Macanillo, se topó con un accidente a lo lejos. En un instante, vio a una mujer con vestido blanco encima de su carro. Desesperado, aceleró y sintió como si la hubiera atropellado. Miró por el retrovisor y vio un cuerpo tirado, asustado, aceleró y se dio a la fuga, pero escuchaba unos gritos desgarradores y no entendía por qué los escuchaba si el cuerpo ya estaba lejos. Miró de nuevo por el retrovisor, esta vez el del lado del conductor, y para su sorpresa, vio a una mujer con el rostro destrozado, con un aspecto sombrío y unos ojos rojos como el fuego, gritando a su lado y agarrada a la puerta trasera del carro. Esto hizo que Tuto se volcara por uno de esos profundos barrancos y perdiera el conocimiento.

Al día siguiente en la mañana, los rescatistas, el cuerpo de bomberos y la protección civil lo rescataron. Él les contó lo sucedido y para su sorpresa, vio que los bomberos que lo ayudaron sonreían y le preguntaron si había sido infiel esa noche, ya que a los infieles que suelen venir a esta zona les aparece una mujer para castigarlos. A partir de ese momento, este señor empezó a asistir a una iglesia evangélica cristiana y no le quedaron más ganas de engañar a su mujer.

Puedes leer más leyendas:

Si quieres conocer otras noticias parecidas a: El Espanto de Macanillo – Leyendas Tachirenses, puedes visitar la categoría Cultura.

Puedes Leer También:

Subir

Utilizamos Cookies propias y de terceros de análisis. Al pulsar el botón Aceptar consiente dichas cookies. Leer Más