En el Cuartel Bolívar – Leyendas Tachirenses

14/03/2024

En el Cuartel Bolívar

En el Cuartel Bolívar, una sólida construcción en forma de castillo y sede del Comando de la Segunda División del Ejército, reinaba el silencio aquella noche. Después de la ronda, el rondín comunicó al oficial de guardia que no había novedad. Una brisa fría soplaba mientras la niebla se extendía por la ciudad. Aquí la historia sobrenatural En el Cuartel Bolívar.

En el Cuartel Bolívar

El Cuartel Bolívar, una sólida construcción con aspecto de castillo, alberga el Cuartel General de la Segunda División del Ejército.

Esa noche reinaba un silencio absoluto. El rondín había inspeccionado todas las garitas y puestos de vigilancia, luego informó al oficial de guardia:

– Todo tranquilo, mi capitán.

Una brisa helada soplaba, y la niebla se deslizaba por la ciudad. El soldado de guardia en la garita norte sintió un escalofrío. "Va a hacer mucho frío esta noche, menos mal que pronto terminaré mi turno", pensó para sí. Las luces urbanas se reflejaban en las nubes. Un reloj distante dio doce campanadas. "Son las doce, pensé que era más tarde; aún me queda una hora", reflexionó.

Poco después, el rondín regresó para revisar los puntos de guardia, desapareciendo entre la niebla. Más tarde, escuchó unos pasos firmes. Entre la neblina, distinguió la figura de un capitán vestido de gala. "Qué extraño", pensó mientras se cuadraba y saludaba al superior.

– Todo en orden, mi capitán.

– Excelente trabajo, Soldado Parra, siempre alerta. Cuando termine su turno, reporte al oficial de ronda.

– Entendido, señor –respondió el soldado.

El capitán se desvaneció entre la niebla, dejando al soldado Parra preguntándose: "¿Quién será ese capitán? ¿Cómo sabe mi nombre y por qué está tan bien vestido?"

Cuento: En el Cuartel Bolívar
Leyenda: En el Cuartel Bolívar

La noche se volvía más oscura y la niebla se disipaba, dando paso a una lluvia torrencial. A la una en punto, el relevo llegó para el guardia de la garita, y luego el soldado Parra descendió por la azotea bajo la lluvia intensa. Se dirigió hacia el interior del cuartel en busca del oficial de guardia. Al encontrarse con él, se cuadró:

– A sus órdenes, mi capitán, aquí estoy.

– Veo que estás aquí, pero ¿qué necesitas?

– ¿No me llamó usted, señor?

– ¿Yo...?

– Sí, señor, perdóneme, me dijeron que me presentara a usted al finalizar mi turno.

– ¿Y quién te lo dijo?

– Un capitán alto, vestido de gala.

– ¿Lo conoces?

– No, señor, pero me pareció extraño.

– ¿Por qué?

– Porque apareció y desapareció entre la niebla...

A lo largo de los años, esta escena se ha repetido muchas veces: en las madrugadas, un capitán vestido de gala aparece para impartir órdenes. Se rumorea que sufrió un accidente y que su espíritu de servicio lo lleva siempre de regreso a su querido cuartel.

Fuentes:

  • Pasatiempos.wordpress
  • Leyendas del Táchira (Lolita Robles de Mora)

Puedes leer: 

Si quieres conocer otras noticias parecidas a: En el Cuartel Bolívar – Leyendas Tachirenses, puedes visitar la categoría Cultura.

Puedes Leer También:

Subir

Utilizamos Cookies propias y de terceros de análisis. Al pulsar el botón Aceptar consiente dichas cookies. Leer Más