En la Plaza Bolívar de Rubio – Leyendas Tachirenses

08/03/2024

Historia: En la Plaza Bolívar de Rubio

En las tranquilas calles de Rubio, una noche oscura envuelve la Plaza Bolívar. Dos jóvenes, Felipe y Omar, se ven envueltos en una misteriosa experiencia que los lleva a enfrentarse a lo sobrenatural. Su encuentro con el Dr. Rosendo Ovalles Durán, marcado por una placa conmemorativa, desencadena una serie de sucesos que los sumergen en un enigma que deberán resolver para liberar al alma atormentada del doctor. Aquí la leyenda: En la Plaza Bolívar de Rubio.

En la Plaza Bolívar de Rubio

Era una noche sombría. Las calles de Rubio se encontraban vacías, envueltas ocasionalmente por la niebla. Dos jóvenes salieron de una casa, ajustándose las chaquetas ante el aire frío y húmedo.

– ¡Hace frío, Felipe!

– Sí, y la visibilidad es mínima.

Omar observó cómo la niebla se extendía hasta el suelo, movida por las ráfagas de viento. Las aceras brillaban, resonando con los pasos que se aproximaban.

– Omar, estas calles parecen abandonadas…

Los pasos se aproximaban, y los jóvenes notaron a un hombre vestido de gris con sombrero, quien les indicaba que lo siguieran. Fascinados, los jóvenes observaban cómo el hombre parecía flotar entre la niebla, casi etéreo.

En la Plaza Bolívar de Rubio – Leyendas Tachirenses
En la Plaza Bolívar de Rubio

Sin pronunciar palabra, Felipe y Omar caminaban juntos. Atravesaron varias calles hasta llegar a la Plaza Bolívar. El desconocido les indicó que se acercaran. Los jóvenes obedecieron como si estuvieran hipnotizados. Al llegar a una esquina de la plaza, el hombre les señaló una placa, enviando un escalofrío por sus cuerpos y despertando una sensación de presencia sobrenatural. Lo observaron detenidamente: alto, pálido, de cejas prominentes, vestido con sombrero y traje gris. Omar y Felipe intercambiaron miradas asustadas, preguntándose qué estaba sucediendo. El hombre desapareció entre la niebla, dejándolos frente a la placa:

"Dr. Rosendo Ovalles Durán, 6 de noviembre de 1986"

– ¿Será él, Omar? – preguntó Felipe, recuperándose del susto.

– Es posible… Dime, ¿qué fecha es hoy?

El reloj de la iglesia sonó una campanada.

– Es seis de noviembre… ¡Qué extraño!

Los dos amigos regresaron a sus hogares, acordando encontrarse en la misma ubicación a la mañana siguiente.

Desde temprano, preguntaron a los transeúntes si conocían al doctor Rosendo. Algunos no tenían idea, otros estaban apurados, hasta que un anciano se sentó con ellos en un banco de la plaza y les contó pausadamente:

– El doctor Rosendo Ovalles tenía un amigo cercano con quien solía ir a fiestas y reuniones. Un día, tras una noche de excesos, discutieron y pelearon. Su amigo sacó una pistola y le disparó, justo aquí en la esquina de la Plaza Bolívar. El doctor Rosendo cayó herido de muerte y falleció poco después. Esa placa conmemora su memoria. Cuentan que el espíritu del doctor Rosendo deambula por las calles de Rubio en las noches oscuras, buscando respuestas sobre por qué su mejor amigo lo mató. Su alma seguirá en pena hasta que alguien le dé esa respuesta.

Fuentes:

  • Pasatiempos.wordpress
  • Leyendas del Táchira (Lolita Robles de Mora)

Puedes leer también:

Si quieres conocer otras noticias parecidas a: En la Plaza Bolívar de Rubio – Leyendas Tachirenses, puedes visitar la categoría Cultura.

Puedes Leer También:

Subir

Utilizamos Cookies propias y de terceros de análisis. Al pulsar el botón Aceptar consiente dichas cookies. Leer Más